jueves, 28 de septiembre de 2006

Etapa 13 - Itero de la Vega - Carrión de los Condes

Éste fue el primer día que no me despertó Benedo, en eso creo que no le echaré de menos... jejeje. Como los primeros días me despertó el quehacer de los peregrinos y salí del albergue sobre las ocho de la mañana.


Llegué a Boadilla del Camino y vi su iglesia, bastante bonita al igual que la población, la verdad es que me arrepentí de no haber hecho noche allí, pero bueno. En el camino me acompañaron hasta Frómista un grupo de cuatro coreanos, tres chicas y un chico hasta llegar a las esclusas del Canal de Castilla. El Canal de Castilla es muy bonito, y sus esclusas también. Impresiona ver que toda esa cantidad de agua y ese río artificial está puesto ahí por la mano del hombre.





Frómista me gustó bastante, es un lugar muy habitable, un sitio muy bonito y muy placentero. Podría haberme quedado allí, pero eran las once de la mañana y preferí visitar sus puntos emblemáticos y seguir mi camino. La iglesia de San Martín y la de San Pedro, la iglesia del Castillo y su avenida principal, y seguí camino de Carrión de los Condes, que era mi meta ese día.


A partir de Frómista el camino se convierte en la vía de servicio de la P-980. Un andadero que parece no tener fin va paralelo a la carretera y el paisaje se vuelve más aburrido que nunca en estas dos semanas.


Aún así no queda más remedio que seguir y pasar por aburridos pueblos que parecen abandonados hasta llegar a una de las grandes maravillas del camino: la iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga. Obra de los Templarios, es una auténtica preciosidad que emerge en mitad de la nada castellana. Es más una catedral que una iglesia, sus columnas y su majestuosidad lo dicen todo, merece muchísimo la pena pagar unos míseros cincuenta céntimos por visitarla.



Después de esta alegría llegué a Carrión de los Condes, la ciudad es muy bonita, y tiene mucho que aportar culturalmente al peregrino. Me hospedé en el albergue parroquial, pues el de las monjas estaba lleno, pero luego fui a hacerles una visita a la iglesia de Santa María del Camino, donde pude ver a las pobres monjas, presas, rezando Ave Marías una y otra vez sin parar de una forma repetitiva. La iglesia adosada al convento está especialmente diseñada para que las monjas puedan dar comunión, era bastante bonita con sus azulejos y sus cristos tan realistas, que impactan muchísimo.

Después también pude ver el museo, y la riqueza de la iglesia, para después comprar unos dulces típicos de las monjas que me vinieron bien para el desierto de 18 kilómetros que me esperaba en la etapa del día después.

Cené por fin un menú en la cervecería JM, muy rico todo por 8,5€; ensalada y huevos fritos con patatas y jamón.

A mi vuelta al albergue me encontré con el loco Apolonio, que hacía noche aquí tras haber pactado con un noruego y dos austriacas llegar el mismo día a Santiago. Parece que le llegó la cordura por fin.

2 comentarios:

Luis dijo...

Que mal lo de que no haya piasajes en estas etapas, por cierto si sabes del camino del norte, escribeme a mi mail ,porque en principio queria hacer el camino del norte, pero me estoy inclinando por el frances

Mª Carmen dijo...

Hola josé ignacio, me gusta tu blog :) todo lo que pones yo ya he pasado por ahí pero me gusta recordarlo. No sé si Luis habrá hecho ya su camino del Norte, pero yo tengo todo un dosier del camino del Norte pero desde Oviedo, subiendo hacia Aviles. si lo quieres te pones en contacto conmigio, pero date prisa que dentro de unos dias me voy al camino , Este será el 8º que hago.

te pego aqui el enlace del blog que estoy haciendo, aún me queda mucho, no controlo bien estas cosas de internet y tardo algo más..
http://miscaminos-santiago.blogcindario.com/

!!Buen Camino!! :) b0t