miércoles, 18 de octubre de 2006

Concluyendo...

Aquí os he contado mi experiencia durante casi mil kilómetros recorridos en los que atravesé todo el norte de la península de punta a punta. Ha sido una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, y una experiencia que nunca olvidaré. Ha supuesto un cambio, una evolución. La persona que salió de Sant Jean Pied de Port el 16 de septiembre de 2006 no es la misma que llegó a Finisterre prácticamente un mes después. Es algo que recomiendo y recomendaré siempre a todo el mundo, cualquiera puede hacerlo.

Todo se cumple...

4 comentarios:

Adrián dijo...

Opino lo mismo, Jose.

Para mí tb fue un cambio grande de forma de pensar y de actuar.

Pero creo que son muchas las experiencias clave, y ésta una más a disfrutar.

Me ha encantado este registro de tu recorrido. Muy ilustrativo.

Que sigas tan bien.

Lua dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luis dijo...

Gracias por toda la información, ademas me has animado a que haga mi blog del viaje al Roraima, a ver si un dia nos conocemos y te cuento de ese viaje a ver si te animas........ Y que todo se siga cumpliendo

Mint dijo...

Para mi ir a Santiago es un sueño que está por conseguir, creo que por eso he terminado llorando al leer tu llegada a Finisterre, pienso que en el camino no sólo están los pasos de los que lo hacen, sino también de los que lo andaron antes y de los que sueñan con andarlo algún día. Gracias Nacho, por compartir con nosotros ese viaje tan especial.